Cirugía para disminuir el tamaño de los pechos femeninos.

Con la mamoplastia de reducción se logra eliminar molestias cervicales, dolores en los músculos de la columna y lesiones cutáneas por fricción.

Cuando una paciente nos solicita una cirugía de reducción de pecho, siempre viene motivada por diversas causas entre las cuales aparte de desear una estética perfecta, puede ser bien porque se sienta disconforme con la apariencia de sus mamas, o porque tienen evidentes malformaciones, o bien porque sufra dolores de espalda y cuello o haya adquirido una mala posición de las vértebras de la columna vertebral, o incluso también puede ser que sufra de irritación crónica de la piel por abrasión del sujetador debido al peso excesivo de sus glándulas mamarias.

En todos los casos anteriores, nuestra paciente acude a la consulta manifestando "Doctor. Quiero reducir el volumen de mi pecho".

La finalidad una operación de reducción de mamas, es  disminuir notoriamente el tamaño de las mamas, logrando esto mediante la extirpación de buena parte del tejido mamario, grasa y piel, consiguiendo así unas mamas más pequeñas, de un tamaño a gusto y conveniencia de la paciente de acuerdo a sus proporciones corporales.

El procedimiento quirúrgico atenderá igualmente la estética y tamaño de la areola del pezón e igualmente del estiramiento y flacidez de la piel de los pechos que resulta del cambio en el volumen de las mamas de la paciente intervenida.

Existen varias técnicas de mamoplastia de reducción, según sea el caso de la paciente, pero generalmente las incisiones tienen forma de ancla, colocándose alrededor de la areola y en una línea vertical hacia abajo desde la areola y una horizontal en el surco debajo de la mama, a través de la cual se quita el exceso de piel, tejido mamario y grasa, recolocando después la areola y pezón en su nueva posición. Se colocan unos drenajes y un sujetador vendaje, que pasados unos días se retira.

Una cirugía reducción mamaria dependiendo de la situación de la paciente se realiza con sedación y anestesia local o bien con administración de anestesia general con 1 noche de hospitalización.

Postoperatorio:

  1. Se recomienda dormir semisentada
  2. Se llevará un sujetador deportivo por espacio de un mes.
  3. No se realizará movimientos bruscos ni grandes esfuerzos.
  4. Requiere una incapacidad aproximada de 15 días.
  5. No se podrá hacer ejercicios hasta la 6 semanas después de la cirugía.
  6. Hay que evitar subir de peso, ya que si se aumenta aumentará en cierto grado el volumen graso de las mamas.

Preguntas Frecuentes:

Si después de la operación se presenta en el paciente un aumento del peso corporal, consecuentemente se aumentará en cierto grado el volumen graso de las mamas.

Normalmente una operación de reducción de pecho no suele causar sintomatología dolorosa importante en el post operatorio.