Labioplastia para embellecer los genitales femeninos.

Recomendada para corregir asimetrías y anormalidades.

La labioplastia es la cirugía que interviene en la corrección de la forma de los genitales femeninos. La intervención más habitual es la Labioplastia de reducción o plastia de labios menores, que consiste en la reducción de los labios menores de los genitales de la mujer. La labioplastia se realiza en mujeres que por razones congénitas o por el paso del tiempo y deterioro funcional de los tejidos, presentan unos labios menores excesivamente grandes, asimétricos o colgantes, o requieren de una liposucción de pubis, o un estrechamiento vaginal.

Los labios menores se sitúan dentro de la vulva, protegidos por los labios mayores. Su tamaño, forma y simetría varían en cada mujer. En una situación normal quedan ocultos por los labios mayores, salvo cuando presentan un exceso de longitud y grosor, sobresaliendo y ocasionando ciertos problemas no sólo estéticos sino funcionales, tanto en la actividad diaria como en las relaciones íntimas.

Las causas de esta hipertrofia puede ser desde hereditaria, fruto de esfuerzos físicos durante la vida diaria, por el embarazo y parto, variaciones hormonales en la pubertad o por tratamientos hormonales u otros medicamentos. Esta condición de la zona genital externa de la mujer conlleva mucha incomodidad para a la hora de vestir ropa ajustada, realizar actividades diarias o deporte, incomodidad estética e incluso dolor en las relaciones sexuales.

La labioplastia consiste en eliminar quirúrgicamente el exceso de tejido mucoso y graso subcutáneo que sobresale y dar la forma correcta que se requiere para una apariencia deseable.

Se realiza bajo anestesia local y sedación. Este tipo de cirugía es prácticamente ambulatoria, se realiza con sedación suave, anestesia local y tiene una rápida recuperación.

Postoperatorio

Después de la cirugía, notaras un poco de dolor e hinchazón, que se controla con medicación oral.

  1. Tendrás que hacer un reposo de unas 24 horas como mínimo.
  2. Tendrás que limpiar el área operada muy bien siguiendo las indicaciones dadas.
  3. No llevar ropa ajustada.
  4. No montar en bicicleta o a caballo hasta pasadas 4 o 5 semanas de la intervención.
  5. No tener relaciones sexuales hasta pasada 4 o 5 semanas de la cirugía.

Las suturas que sujetan los tejidos se disolverán al cabo de unas 2 semanas.