Botox® es una proteína purificada que se inyecta en cantidades minúsculas en los músculos del rostro.

Es la técnica de rejuvenecimiento facial, sin cirugía, más solicitada por los pacientes.

¿Cómo actúa el botox?

El Tratamiento de arrugas de expresión de la cara llamado Botox se lleva a cabo aplicando en ciertas zonas del rostro pequeñas dosis de toxina botulínica. Esta proteína al ser inyectada en los músculos de la cara bloquea el impulso que llega hasta ellos, logrando así la relajación de estos, con lo cual la piel aparece más lisa y relajada.

Se usa principalmente para eliminar o atenuar las arrugas que aparecen en la frente, el entrecejo y en las zonas circundantes de los ojos, las llamadas 'patas de gallo'.

Este tratamiento también puede aplicarse en el cuello y la zona inmediatamente inferior de este, esa parte intermedia del busto que queda descubierto en el escote.

En lo que se refiere a la eliminación de las arrugas faciales, el botox ofrece claras ventajas:

  1. Evita la cirugía.
  2. Se puede aplicar en cualquier estación del año.
  3. Es una técnica prácticamente indolora.
  4. Sus efectos son inmediatos.
  5. Apenas tiene contraindicaciones.

Aplicación y tratamiento

Se aplica por medio de microinyecciones mediante una aguja extrafina en el músculo de la zona que se desea tratar produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento, ya que se bloquea la transmisión nerviosa que contrae los músculos cuando se gesticula.

Su aplicación no causa dolor. Se realiza en una sola sesión y no se precisa de anestesia para su aplicación.

Su efecto va apareciendo paulatinamente, entre el 4 y 8 día después de su aplicación, lo que supone una ventaja, ya que nadie advertirá un cambio brusco en su rostro. El tratamiento puede repetirse cada 4 o 6 meses sin problemas, dependiendo siempre de la necesidad de la paciente.

Inmediatamente después de su aplicación se pueden reanudar las tareas habituales, trabajo, etc. Además en las 4 horas posteriores a su aplicación los cuidados son mínimos: Hay que evitar frotarse la cara y acostarse, para que el botox inyectado no difunda hacia zonas no deseadas y si fuera necesario tumbarse debería hacerse en posición semi sentada.

El efecto del botox dura aproximadamente de 4 a 6 meses, pero en algunas personas aún puede durar más. Al cabo del período activo el músculo tratado recupera su movilidad normal.

Es un magnífico complemento a técnicas como la radiofrecuencia usada para la corrección de flacidez del contorno facial o para después de una cirugía de blefaroplastia.

El Botox también se utiliza en personas que tienen una excesiva sudoración en las axilas, las palmas de las manos y plantas de los pies consiguiendo disminuir la actividad de las glándulas sudoríparas. Últimamente también se está usando el Botox con buenos resultados en personas parapléjicas con problemas de incontinencia urinaria.

El Botox en el campo de la cirugía reconstructiva es un arma de gran ayuda para los tratamientos de pacientes con asimetrías en las expresiones faciales de las cejas y la frente o de la sonrisa y la boca.

Se recomienda su uso a partir de los 30 años, edad cuando empiezan a surgir las arrugas de expresión.

Preguntas frecuentes

Pequeños hematomas que desaparecen en el transcurso de días y que se ocultan con el maquillaje.

Durante el embarazo, en pacientes tratados con anticoagulantes y en aquellos que padecen coagulopatías.


Ácido Hialurónico.

Regenerador de colágeno, retenedor de agua y material de relleno.

El ácido hialurónico es una molécula que posee la capacidad de retener el agua en un porcentaje equivalente a miles de veces su peso. Por eso se emplea para hidratar las fibras que sostienen los tejidos de la piel...

Seguir leyendo...